LA NOCHE EN LA QUE EL VIOLIN DE PACO MONTALVO VOLVIO A CONQUISTAR EL CANTE DE LAS MINAS

El violinista, que abrió interpretando ‘La tarara’, rindió homenaje a su referente Paco de Lucía, recordó a Camarón y mostró los temas de su nuevo álbum ‘Leyenda’, sin olvidar clásicos populares del flamenco.

El premio ‘Rojo El Alpargatero’ llegó a manos de la Peña Flamenca de Álora por su trabajo en la difusión del flamenco, y el ‘Castillete de Oro’ a la localidad de Calasparra por su Feria Taurina del Arroz.

Antonia Contreras llevó el quejío en femenino a La Unión, dedicando una malagueña a su pueblo, Álora, a capella, mostrando su torrente vocal bajo la ‘Catedral del Cante’.

 

Han pasado cuatro años desde que Paco Montalvo consiguió la ovación del público en el Antiguo Mercado Público de La Unión, la ‘Catedral del Cante’. No le ha hecho falta esperar mucho tiempo para volver a sentir cómo el Festival Internacional del Cante de las Minas abraza su violín y aplaude, en pie, a este representante del flamenco con un instrumento nada tradicional en el género.

Anoche, Maquinista de Levante hizo sonar las alegrías, los tangos, las guajiras y las bulerías, brotando de las manos de Paco Montalvo, que en esta 60 edición volvía al Festival para presentar su ‘Leyenda Tour’, su último disco, sin olvidar clásicos populares y guiños a sus referentes.

Acompañado de Jesús Gómez a la guitarra, Miguel Santiago a la percusión, Rubén Márquez a las palmas y Araceli Muñoz Mata al baile, salía el violinista al escenario optando para abrir concierto con una canción infantil de origen incierto que Federico García Lorca recuperó y que es conocida por todos: ‘La tarara’. Bastó comenzar con un tema así para que el público ya supiera que esperaba una noche cargada de ritmo, de buen ambiente y disfrute.

No tardó en traer el recuerdo de Camarón, con los tangos de ‘Rosa María’, tras los que interpretó la pieza que da título a su último disco, ‘Leyenda’, creando una conversación perfecta entre su violín y el taconeo de Araceli en el escenario.

 

Hubo tiempo para los ‘Tanguillos de Cádiz’, una guajira flamenca o ‘El Vito Cordobés’, canción que le cantaba su abuela y que interpretó con especial emotividad en el escenario. El mantón de la bailaora abrió sus alas con las ‘Alegrías de Cádiz’, taconeando y acompasando los tiempos entre el cuadro flamenco que le acompañaba. A cada canción, Montalvo demostraba que muchos temas que se conocen con guitarra, él era capaz de ofrecer una versión propia con su violín.

Haciendo uso de canciones que nunca marchitan, ‘Lágrimas Negras’ y Volando Voy’ hicieron cantar su instrumento a la par que lo hacía el público, tarareando cada una sus letras. Mezclaba así lo clásico con la innovación, jugando entre temas puramente flamencos con otros estilos en perfecta sintonía. Interpretó con esmero su ‘Calleja del pañuelo’, incluida en su último álbum y que goza de gran aceptación entre su público.

En una noche como esta, el homenaje a su referente, a Paco de Lucía, se hizo ver más allá de ‘Río Ancho’ para acabar el show con un tema imprescindible en la memoria flamenca: ese ‘Entre dos aguas’ que hizo que el público se pusiera en pie y dejara de nuevo en el recuerdo del violinista una noche que demostró que La Unión siempre le abrirá sus puertas.

 

Un reconocimiento a la Peña Flamenca de Álora

Como cada tarde, el Festival Internacional del Cante de las Minas entregó algunos de sus galardones a personas e instituciones que contribuyen a la difusión del flamenco. Es por eso que no se olvida de las peñas con el premio ‘Rojo El Alpargatero’, que llegó ayer a manos de la Peña Flamenca de Álora, que con más de medio siglo de historia sigue apostando por la difusión del flamenco. De hecho, sus comienzos coincidieron con el auge del flamenco y en toda esta andadura han pasado por allí nombres propios del género como Camarón, pasando por Antonio Mairena, Fosforito, Menese hasta Chocolate.

Tal y como comentó el alcalde de Álora, Francisco Jesús Martínez, desde el municipio están “apostando por la cultura del flamenco”. Una de esas apuestas es la prueba selectiva que acogen del Cante de las Minas, por lo que agradeció la hospitalidad de La Unión con este Ayuntamiento para convertir al municipio en sede.

Por su parte, el secretario de la Peña, Juan García Escudero, quiso agradecer el reconocimiento en nombre de todo el pueblo de Álora, “porque nos saca de nuestras fronteras y nos permite ser conocidos en otro ámbito”. “El lema de nuestra peña es que no hay lenguaje como el cante y yo creo que a todos los que nos gusta el flamenco nos entendemos, porque en la vida, cuando tenemos amor, desamor, dolor o alegría y en los afanes cotidianos, siempre tenemos una letra o una coplilla que nos ayuda o nos acompaña”, recalcó, haciendo hincapié en “el lenguaje del cante nos une a todos”.

Además de recibir el premio, otorgaron a la ciudad de La Unión un obsequio como agradecimiento por la concesión del premio ‘Rojo El Alpargatero’ y su ‘gran labor de difusión de la música flamenca’.

El presidente de la Fundación Cante de las Minas, Pedro López, aprovechó para recordar los lazos de amistad que unen a ambas localidades, “estén a la distancia que estén”, destacando a “una gran embajadora que une nuestras localidades” refiriéndose a la ‘Lámpara Minera’ de 2016, Antonia Contreras,

Tras este galardón, se entregó el ‘Castillete de Oro’ al Ayuntamiento de Calasparra, como organizador de la Feria Taurina del Arroz de Calasparra y su labor por la preservación de la cultura taurina, promoviendo jóvenes promesas del toreo del país y llevando como bandera uno de los mayores distintivos de su localidad como es el arroz, con DO propia.

Teresa García Sánchez, alcaldesa de Calasparra, quiso aplaudir la labor de la Fundación Cante de las Minas por su “trabajo y compromiso en la difusión internacional del arte flamenco en todas sus modalidades”. “Este premio pone de manifiesto la gran labor que se ha llevado a cabo en nuestro municipio en pos de la tauromaquia, especialmente en los últimos 30 años, además de reconocer el trabajo realizado por quienes han hecho posible la grandeza de nuestra feria taurina”, afirmó, enfatizando además el “trabajo coordinado que ha permitido que hayamos unido el mundo del toro con nuestro producto emblemático para montar la mejor feria taurina del panorama nacional”.

 

La ofrenda del quejío en femenino ante la ‘Catedral del Cante’

Antonia Contreras sabe proyectar la delicadeza de su cante igual de bien que desgarrarlo cuando es necesario. La cantaora volvía a La Unión, la tierra donde se alzó con la ‘Lámpara Minera’ en 2016 y donde arrasó porque, además del máximo galardón, se llevó los premios por mineras, granaínas y malagueñas. Con todo esto era de entender la emoción de la cantaora: “Los sentimientos afloran cada vez que piso esta tierra”, decía. Aunque Málaga es su tierra natal, Antonia Contreras lleva muchísimos años viviendo en Álora, así que la ‘perota’, como se conoce a los de Álora, no podía estar mejor arropada anoche con una nutrida representación de esta localidad que minutos antes habían recibido el premio el ‘Rojo el Alpargatero’.

Acompañada por el maestro Juan Ramón Caro a la guitarra, la cantaora derrochó todo su arte haciendo lo que mejor sabe hacer: la malagueña que dedicó a su pueblo, Álora y al presidente de la peña flamenca ‘Arriero’ de Viator, Juan Álvarez, que se encontraba entre el público. La cantaora continuó su recital con una guajira y entre palma y palma se levantó de su silla para proyectar todo su torrente de voz, dejando el micrófono a un lado y deleitar a los presentes a capela con las siguientes coplas:

“A honra lo llevo yo,
soy malagueña señores,
a honra lo llevo yo,
allí me parió mi madre,
que es la que quiero yo,
y esa para mí es la que vale”.

Con esa magia en el ambiente y el público rendido a sus pies, Antonia cantó una pieza de su último trabajo ‘Singular femenino’ titulada ‘La Cigarra’ y terminó poniendo el broche de oro a la velada con una deslumbrante versión de ‘Gracias a la vida’ de Mercedes Sosa. Una canción escogida con cariño por Antonia Contreras para agradecer a La Unión y a Álora, que a ella “le han dado tanto”.

Eventos de hoy en el Festival Cante de las Minas

La jornada comenzará a las 19:30 horas dará comienzo en la Plaza de Joaquín Costa con la entrega de los galardones ‘Pencho Cros’ en la categoría de las artes plásticas a la escultora María Dolores Fernández Arcas. De sus manos salen esculturas con el sabor flamenco que gusta en La Unión. El Festival reconoce así la labor de una enamorada de su profesión, una trabajadora incesante que ya está preparando la exposición que llevará a cabo para la próxima edición.

También se entregará el galardón ‘Castillete de Oro’ a Juan Jiménez Alcaraz, director del Festival Internacional del Cante de las Minas en tres etapas del año 1983 al 1987, entre 1990 y 1992 y entre 1995 y 1999. Once años en total de los que Juan atesora infinidad de recuerdos.

En el mismo escenario tendrá lugar el ‘Cante en la Calle’ con la actuación de Celia Romero ‘Lámpara Minera’ 2011, obteniendo el máximo galardón del Festival del Cante de las Minas a sus 16 años, al igual que el premio de tarantas, convirtiéndose en la segunda extremeña con este título.

A las 23 horas tendrá lugar la gala flamenca, con una actuación muy querida por el público unionense: Miguel Poveda en concierto, acercando el sonido que más ha caracterizado al cantaor, el de la diversidad musical aunque usando como raíz al protagonista al flamenco más tradicional.